Experiencia

La experiencia que hemos obtenido a través de los años nos ha dado el conocimiento exacto con respecto a lo que los Copropietarios esperan de una compañía como la nuestra y tenemos las herramientas necesarias para proveer el servicio adecuado.

1. Hacer recomendaciones a la Junta de Directores o a los Dueños y supervisar a los empleados de limpieza y mantenimiento.

En esta área recomendamos enérgicamente el uso de compañías privadas. Conocemos las mejores compañías y las distinguimos de las buenas y de las mediocres. Además, se evitarán los problemas laborales y los dolores de cabeza que éstos pueden provocar.

4. A menos que ustedes quieran que su contabilidad sea realizada por contadores privados, podemos incluirla como parte de nuestros servicios.

En cualquiera de los dos casos ustedes recibirán un informe mensual que reflejará los ingresos provenientes de las cuotas comunales y los desembolsos mensuales. Todos los miembros de la Junta de Directores recibirán copia de este informe y, si se deseara, también se le enviará a todos los Co-propietarios.

Bajo la supervisión general de la Junta de Directores y de los comités relacionados, la administración manejará y dirigirá todas las actividades que se relacionen al uso y la operación de todos los servicios, los muebles, las instalaciones fijas, las máquinas y los equipos que se encuentren dentro o en las áreas públicas del Condominio.

Nuestros actos directivos tendrán el efecto de contribuir a que las relaciones entre los Copropietarios permanezcan armoniosas.

Responsabilidades

 

Asegurarse de que el personal y el Subcontratista contratados por la Junta de Directores y los Copropietarios mantengan todos los elementos comunales de la propiedad en buenas condiciones de operación, particularmente las bombas y el equipo eléctrico, incluido el sistema de reserva de emergencia.

Planificar, dirigir y supervisar la limpieza a fondo y los servicios de reparación de todos los elementos comunes, incluidas las áreas del jardín diseñadas, la piscina, la terraza de la piscina, los vestíbulos, los pasillos, las áreas de almacenamiento y de estacionamiento y los cuartos de equipo, etc., de modo que cumplan con los estándares más altos y satisfagan las necesidades de los residentes.

Asegurarse de que todas las compañías contratadas por la Junta de Directores o el Dueño para servicios de reparación y mantenimiento realicen trabajos de alta calidad.

Responder a las solicitudes y las sugerencias de todos los inquilinos de manera cortés y asegurarse de que la respuesta sea rápida y eficiente.

Mantener una cuenta bancaria, que esté identificada adecuadamente, para el depósito de todos los fondos del Condominio que estén disponibles para el mantenimiento y la operación del edificio.

Hacer todos los desembolsos a nombre del Condominio en cheques firmados por las personas que hayan sido debidamente autorizadas para ello por la Junta de Directores.

Todos los desembolsos se harán cuando se reciban facturas comerciales y deberán indicar el propósito de cada desembolso.

Rechazar cualquier pago en efectivo de cantidades vencidas y exigibles por parte del Condominio. Sólo se aceptarán cheques.

Negociar y someter ante la Junta de Directores o el Dueño, los contratos, las compras y los pagos para todo servicio, suministro, material, herramienta o equipo, según sea necesario o apropiado y de acuerdo con las cantidades presupuestadas para el funcionamiento adecuado de las tareas del Administrador del Edificio, para que la Junta o el Dueño los firmen o den su aprobación final.

Todo descuento o reembolso obtenido por el Administrador del Edificio para el Condominio será abonado a la cuenta del Condominio.

Hacer recomendaciones a la Junta de Directores con respecto a la estructura de la organización, el número y los requisitos del personal exigidos para operar y mantener el Condominio de acuerdo con los estándares, los presupuestos y la política establecidos.

Reclutar, escoger, adiestrar y supervisar. Esto incluirá a los vigilantes y/o los porteros, los conserjes, (“handymen”) u otros, que puedan ser necesarios para el Condominio. Todos los empleados estarán en la nómina del Condominio si no están bajo un subcontrato.

Asegurarse de que los empleados subalternos estén completamente conscientes de sus tareas y responsabilidades. Además, hacerlos entender cómo pueden y deben mejorar su desempeño.

Proveer el liderazgo y la comunicación necesarios para garantizar que los empleados subordinados entiendan, acepten y apoyen activamente la política del Condominio y las buenas relaciones humanas.

Tomar las acciones adecuadas cuando se esté bregando con infracciones de la política y las reglas del Condominio, asegurándose siempre de que todos los Copropietarios sean tratados con imparcialidad.

Preparar y someter un informe mensual de los logros y los eventos inusuales para la Junta de Directores.